Se espera que 9 de cada 10 empresas vuelvan a los viajes internacionales y decrezcan las reuniones telemáticas

La pandemia ha tenido un impacto importante tanto en nuestra forma de vida como en la manera de trabajar. Durante la pandemia de COVID-19, los viajes de negocios se paralizaron casi por completo por razones sanitarias y se impuso el teletrabajo de forma generalizada. Sin embargo, la situación es diferente a la hora de hablar de movilidad internacional. Desde el departamento de Movilidad Internacional de SIT Spain, no se ha notado una disminución la cantidad de empleados que ingresa en un programa de expatriación

Hay que tener en cuenta que los altos cargos de las empresas que son expatriados a otros países, desempeñan cargos regionales en el país de destino, por lo tanto, trasladarse a otros países para conocer la forma de trabajar, la cultura empresarial e involucrarse en los mercados de forma directa es clave para potenciar su rendimiento de negocio.

El teletrabajo es una modalidad a tener en cuenta por aquellas empresas que puedan permitirse tener a los trabajadores haciendo sus tareas desde casa sin impacto en el negocio. Nos referimos sobre todo a aquellas empresas nativas digitales que ya habían implantado el teletrabajo antes de la pandemia y que seguirán con ese modelo en el futuro. Pero habría que pensar si conviene modificar sus programas internacionales y perder esa experiencia directamente relacionada con la vivencia en el extranjero que siempre es un valor añadido para la labor del expatriado.

La posibilidad de vivir una experiencia tanto cultural como laboral en otro país diferente, sumado a las experiencias que brindan, como por ejemplo paquetes de compensación adaptados al país de destino y nuevos roles y responsabilidades que incluyen el pago de un vivienda o del colegio, en caso de tener hijos, hacen que el atractivo sea mucho más notorio a la hora de dar el paso de trasladarse con su familia a un país distinto

FILTRAR
REVISAR PRESUPUESTO