Sit Spain
Sit Spain
Vitrinas Micro climáticas

Los grupos de protesta ecologistas han apuntado a los mayores tesoros de la historia del arte para concienciar sobre el cambio climático.

En las últimas semanas hemos podido ver como activistas de distintas asociaciones contra el cambio climático han perpetrado actos de vandalismo en famosas obras de arte de diferentes museos.

Esta serie de actos que, según ellos, denuncian la crisis medioambiental mundial, han logrado llamar la atención en la sociedad, lo que ha causado controversia y ha llevado a cuestionar si realmente estas acciones están relacionadas con el bien común.

En los primeros casos, los activistas se pegaron con adhesivo a los marcos de las obras o a paredes alrededor, sin embargo, con el pasar de los días se han ido intensificando poco a poco llegando a lanzar diferentes sustancias como sopa de tomate o puré de patatas.

Los diferentes ataques a lo largo de los últimos meses 

El primer caso con difusión mediática fue el 14 de octubre cuando dos activistas del grupo Just Stop Oil lanzaron una lata de sopa de tomate sobre la obra Los Girasoles de Van Gogh en la National Gallery de Londres.

El museo rápidamente lanzó un comunicado donde aclaraba que sólo causaron daños menores en el marco del cuadro, que estaba protegido por un cristal y está ileso.

Pero este grupo no actuó en solitario, a sus acciones se han unido distintas asociaciones como Extinction Rebellion, Letzte Generation de Alemania y Última Generazione de Italia y algunas de ellas incluso han recibido apoyo financiero de grandes empresarios.

Los Girasoles de Van Gogh - National Gallery de Londres

Días más tarde de que ocurriera el suceso en Londres, en Alemania siguieron los pasos de Just Oil; dos activistas lanzaron puré de patatas sobre los Pajares de Monet y posteriormente cada uno pegó una mano a la pared alrededor de la obra. El museo permaneció cerrado durante una semana, aunque las obras no sufrieron ningún daño.

Tan solo 13 días después, el grupo Just Oil volvió a atacar, pero esta vez en el Museo Mauritshuis de La Haya, un hombre pegó su cabeza a la superficie de la obra de Vermeer La joven de la perla mientras su compañero derramaba sopa de tomate sobre su cabeza y gritaba:

“¿Cómo te sientes cuando ves que algo hermoso y de valor incalculable se destruye aparentemente ante tus ojos?”

Tras el suceso, los funcionarios de La Haya han dicho que el cuadro no sufrió daño alguno y que están estudiando nuevas medidas de seguridad.

Los actos mas recientes en los últimos días han sido perpetrados por un grupo español menos conocido llamado Futuro Vegetal, donde dos jóvenes se saltaron la cola del Museo del Prado en Madrid y se pegaron a los marcos que rodean dos obras de Goya: La Maja Vestida y La Maja Desnuda, además, escribieron en la pared “1,5 C” haciendo referencia a los cambios de temperatura de los últimos tiempos.

 El prado respondió:

“Condenamos el acto de protesta que ha tenido lugar en el museo. Las obras no han sido dañadas, aunque los marcos están ligeramente deteriorados. Estamos trabajando para volver a la normalidad lo antes posible: rechazamos que se ponga en peligro el patrimonio cultural como medio de protesta”

    La joven de la perla - Vermeer
    La Maja Vestida - Goya

    Seguido a este, dos activistas del grupo Stop Fossil Fuel Subsidies pintaron sobre el cristal que protege la obra de Andy Warhol y se adhirieron a la famosa obra de arte Latas de sopa Campbell en la galería Nacional de Camberra para exigir al gobierno de Australia que deje de subsidiar los combustibles fósiles.

    El pegamento ha sido un punto en común entre todos los ataques de los últimos meses, además del objetivo que tienen todos los activistas en dirigir su ira y protesta a obras históricas en lugar de contemporáneas.

    Al final, la motivación de los eco-activistas implicados es destacar la crisis del cambio climático, el papel de las grandes petroleras en la aceleración del deterioro del medio ambiente y la necesidad de salvar nuestro planeta.

    Mediante la profanación de algo que la gente asocia con valor y cultura intentan llamar la atención y expresar que, si no tenemos un planeta, perderemos todas las cosas que valoramos.

    Al hacer estos actos en museos y galerías públicas, dan por hecho que serán grabados y difundidos a través de redes sociales, noticieros, etc. cumpliendo así su objetivo.

    Andy Warhol Campbells soup

    Pero, ¿esos objetivos y mensajes han sido eficaces?

    Realmente no han sido evidentes para todos los espectadores, más que entender el mensaje que quieren transmitir, se posicionan en contra porque ven el peligro que corren las obras de arte y ha quedado demostrado que las elevadas normas de seguridad que tienen los museos no son suficientes y deben mejorarse. Los manifestantes están desestabilizando la idea de que las galerías publicas son espacios seguros para dichas obras.

    De otra noticia estuviéramos hablando si todas estas obras de arte no hubiesen tenido vitrinas que las protegen, habrían causado daños permanentes a obras con un valor muy alto tanto monetario como cultural.

      Conclusión: 

      Es por este tipo de actos impredecibles que en SIT Spain fabricamos vitrinas microclimáticas con materiales estables y eficientes, con un sistema que proporciona la mejor estanqueidad, así como los accesorios más seguros para preservar las obras en su interior.

      Estas vitrinas no solo sirven como protección física para este tipo de atentados, sino para una conservación de las condiciones que necesitan dichas obras.

      Cada marco microclimático se diseña y construye para su obra específica y se fabrica con materiales de calidad en el tamaño y forma individual para la obra a la que esté destinada.

      Son elementos que ayudan a su conservación y evitan alteraciones, manteniendo una estabilidad que garantiza la óptima preservación, sin contar las prestaciones adicionales como el vidrio laminado, que aporta una seguridad anti-reflejo de última generación, además de una perfecta visualización de la obra.

      SIT ha diseñado, desarrollado y producido montajes museográficos para las principales instituciones culturales, públicas y privadas, lo cual nos otorga un profundo conocimiento del oficio.

      Desde SIT sabemos que los ataques a obras de arte no pueden justificarse, sin importar si sus motivaciones son religiosas, políticas o culturales ya que, el arte, representa nuestra humanidad compartida y una visión sensible acerca del mundo.

      ×