Transporte Guernica

SIT forma parte de la azarosa historia del Guernica de Pablo Picasso, quizás la obra más icónica del siglo XX.

Este gran cartel –como le gustaba llamarlo a su autor– fue encargado por el Gobierno de la República para el pabellón español de la Exposición Internacional de París en 1937 con intención de mostrar uno de los episodios más cruentos de la Guerra Civil. Después de un largo periplo a lo largo de Europa y América, quedó instalado –por expreso deseo del pintor– en el Museum of Modern Art de Nueva York, donde debía mantenerse hasta la restauración de la Democracia en España.

A las 8.35 de la mañana del 10 de septiembre de 1981 la icónica pintura aterrizó en el Aeropuerto de Barajas (Madrid) como parte del cargamento del jumbo Lope de Vega. El Equipo de Arte de SIT fue el encargado de recibir el lienzo enrollado por los conservadores del MoMA, junto con sus 44 bocetos en papel y lienzo. Nuestros camiones fueron escoltados por las autoridades hasta el Casón del Buen Retiro, donde el Guernica quedó instalado tras un cristal blindado y abierto a la ciudadanía tras 44 años de espera. Toda esta operación se llevó a cabo bajo las más estrictas medidas de seguridad pues, al fin y al cabo, este sencillo gesto se consideró un hito de la Democracia.

Una década más tarde, en 1992, SIT volvió a encargarse de realizar un nuevo movimiento del Guernica hasta su emplazamiento actual en el recién creado Museo Centro de Arte Reina Sofía. En este segundo traslado se pusieron en marcha novedosos medios de conservación preventiva que atendieron al delicado estado de la pieza, debiéndose transportar en su bastidor sin enrollar y teniendo que derribar una pared para su salida del edificio debido a su gran formato. Así mismo,  SIT realizó una caja metálica especial de alta seguridad y protección.

Según recuerdan nuestro compañero Antonio Santos, “lo que se planteó como un traslado íntimo, casi secreto, se convirtió en un recorrido multitudinario. De manera que el kilómetro que distancia que había entre ambos puntos se realizó en más de una hora”, hasta depositarse en la sala 206.06 del Edificio Sabatini donde aún hoy reposa para disfrute de los visitantes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies